I







Un golpe,
dos golpes,
tres golpes
en la puerta.

Exige a gritos entrar.

Un golpe,
dos golpes,
tres golpes
en la puerta.

El miedo me atenaza.

Un golpe,
dos golpes,
tres golpes
en la puerta
que cede al fin.

Aquella mano
otrora fuente de caricias
se alza ahora amenazante
ante mí.

Un golpe,
dos golpes,
tres golpes.

2 comentarios:

Manchas de Tinta dijo...

Me he servido del verso libre (ya perdonarán los amantes de la métrica) para tratar el tema, por desgracia actual, de los malos tratos a mujeres por parte de sus maridos. Y quisiera desde aquí recomendar el cortometraje realizado por David Martín Bárcenas y Álvaro Medina Cano titulado "Mejor sin él" que descubrí en el blog de Luisa Miñana (luisamr.blogspot.com)

Quevedillo dijo...

¿Pero el poema es tuyo?. Vaya, te felicito.

Un saludo.