Café Hasard

Tengo un amigo muy aficionado a las cafeterías. Allí, sentado en una de las mesas o acodado en la barra, suele escribir poemas. Cuando la libreta que siempre le acompaña esta llena de versos, utiliza una servilleta del local. Este cortometraje de animación argentino de Agustín Bobillo y Natalia Fiorentino habla de estos lugares y la gente que los frecuenta.

12 comentarios:

39escalones dijo...

Muy bueno, más por la narración en sí que por la técnica de animación.
Por cierto, me gusta el lavado de cara; muy buena plantilla.
Abrazos.

Marcos Callau dijo...

Gracias por... el café. Me ha gustado mucho. Me encanta el café, todos los cafés... excepto los de París, a no ser que lo pidas "creme". Me ha gustado mucho la mujer del café sólo que espera que la conquisten, pero no he visto aquí ningún escritor...
¿Para cuándo un café?

Manchas de tinta dijo...

Intento ver muchos cortos para dar con alguna pequeña joya. Éste es un buen ejemplo, 39 escalones.

Manchas de tinta dijo...

Me alegra que te gustara... el café, amigo Marcos.
Ya lo dice Roberto Malo, lo importante es el final. Y al final resulta que Josefina era la cafetera. Genial.

roberto dijo...

Muy simpático el corto. Y con un gran final, desde luego.

Liliana Lucki dijo...

Buen trabajo !!!!

Siempre la excusa para el encuentro es el liquido

oscuro, con mil posibilidades de de agrgados.

Al final ,lo que importa es el beber en compania.

El corto animado,me anima a invitar con un cafecito

a los seres cercanos pero pocovistos en el ultimo

tiempo.Esto es mas largo que el corto !!!! Saluda,Liliana

pablogonz dijo...

Estimado RG:
Hace algún tiempo que colaboro con el Diario Austral de Valdivia (un periódico leído por unas 50.000 personas en la Región de Los Ríos, Chile) y me gustaría proponer la publicación en la sección semanal de cultura del microrrelato que enviaste al vendaval de micros “MUERTOS VIVIENTES” (que aparecería con tu firma y con la URL de tu blog). Si te parece bien, mándame tu conformidad escrita al siguiente correo: pablogonz68@gmail.com
Un cordial saludo,
PABLO GONZ

Manchas de tinta dijo...

Así es Liliana. Tomar un café es la excusa perfecta para charlar con amigos. ¿Cuantos secretos guardarán esas tazas?
Bienvenida a este pequeño rincón.

Manchas de tinta dijo...

Muchas gracias Pablo.

Una que yo me sé dijo...

Grandioso!

Manchas de tinta dijo...

Una que yo me sé, me alegro de que te guste.

boweiz dijo...

vous fashion.thank pour le partage